septiembre 3, 2015

Carta a mi futura nuera


Esta mamá de 3 hijos tiene algunas cosas sumamente importantes que decirle a su futura nuera y ha escrito una carta que debes leer.

A mi futura nuera:

Tengo algunas cosas que quiero decirte. Es imposible que esta carta cubra todo pero afortunadamente, tenemos tiempo.

Aún no te conozco, pero ya te quiero. Te quiero tanto porque, un día, amarás a mi hijo. Y él te amará a ti.

Llegará ese día cuando este inquieto, desordenado e imprudente niño sea tuyo. Él siempre será mío claro, pero sé que tú tomarás mi lugar en muchas maneras.

Algún día tu mano reemplazará la mía. Tus ojos serán su paz y tu corazón su hogar.

Serán tuyos los besos de buenas noches.

Serás tú con quien él comparta sus sueños.

Deberás ser tú quien lo conforte cuando esté asustado.

Serás tú quien sostenga su corazón. El mismo corazón que latió junto a mi pecho cada noche que lo tuve en brazos.

Algún día, querida, serás tú.

Siempre pensé que un día tendría una hija. Ahora sé que esa serás tú. Quiero que sepas que oré por ti cada día y lo sigo haciendo, así como lo hago por mis hijos.

En este momento, tú significas todo para tus propios padres, así como mis hijos significan todo para mí. Estoy orando para que seas muy querida por ellos. Que te apoyen y crean en ti. Estoy orando porque te enseñen a amarte a ti misma primero, porque sin ese fuerte amor, no podrías amar a otros. Estoy orando porque te enseñen cada día, el maravilloso regalo que tú eres. Oro también por si acaso ese mensaje se pierde a tu alrededor, sepas que siempre está Dios mirándote, mirando a su princesa.

Estoy criando a mi hijo para que también te vea de la misma forma.

Oro cada día para que sepas lo valiosa que eres y te respetes. Y que muestres ese mismo respeto a quienes te rodean. Quiero que nunca tengas miedo de compartir tu voz, y que la uses para transmitir vida, no sólo para ti y para quienes se crucen en tu camino, también para mi hijo. Un hombre necesita que le transmitas vida.

Quiero que sepas que cometeré muchos errores, pero estoy comprometida a criar a mi hijo para honrarte. No puedo tomar todo el crédito o la culpa por su belleza o sus defectos. Mi madre me enseñó eso.

El existe por sí mismo. Tiene sus propias peculiaridades e idiosincrasias. Averiguarás cuáles son a medida que lo conozcas; y un día, lo conocerás mejor que nadie en este mundo.

Dale espacio para que sea él mismo, yo le enseñaré a que él te de espacio a ti.

Él no te completará y tú no lo completarás. Sólo Dios puede hacer eso. Pero estoy orando por que se edifiquen mutuamente y se motiven el uno al otro para ser incluso mejores de lo que son por separado.

Prometo que te dejaré entrar. Te compartiré todos mis secretos y conocimientos sobre él, de modo que puedas amarlo mejor. Cuando el momento llegue, te confiaré su corazón, del mismo modo que tú le confiarás el tuyo. Y no tomo este intercambio de corazones a la ligera, rezo para que tú tampoco lo hagas. Lo estoy educando para que entienda el valor del corazón de una mujer. Un corazón no tiene precio, y una vez que se rompe, nunca vuelve a ser igual.

Eso no siempre es malo, pero si podemos evitarlo, no quiero que sea mi hijo quien rompa tu corazón. También te recuerdo que tampoco será él quien deba sanarlo si está roto. De nuevo, sólo Dios puede hacer eso. Pero criaré a mi hijo para que aprecie el maravilloso regalo que son tú y tu amor. Lo enseñaré a valorarte. A honrarte y respetarte como tú lo harás con él.

Me esfuerzo para criar a mis hijos de modo que aprendan a ser fuertes, pero vulnerables. Grandes, pero humildes.  Valientes pero sin miedo de pedir ayuda. A ser líderes, pero saber cómo servir. Rezo para que te guíe bien y entienda el honor que es tener ese papel. Rezo para que te sirva, y para que nunca tomes ventaja de ese sacrificio.

Rezo para que él entienda el papel que juega un hombre y viva su vida con integridad, honor, humildad, honestidad, fe y humor. Que él sepa bien que él es primero en Cristo y en él mismo. Rezo para que siga sus sueños y pasiones, y que nada se interponga en su camino. Rezo lo mismo para ti.

Estoy comprometida a criar un hijo independiente y nunca mirarte como si fueras su madre, porque yo permaneceré en ese papel. Me comprometo a estar completamente presente para él. Para enseñarle lo que necesite saber sobre las mujeres y lo especiales que son. Prometo educarlo de modo que siempre recuerde que tú eres a hija de alguien y que fuiste primero de Dios y luego de tus padres antes que de él.

Rezo para que cada día ames a mi hijo y ese amor se desborde. Pido lo mismo por él. Espero que los dos construyan una vida juntos, que nunca olviden cómo construyeron esa vida. Que permanezcan fuertes siempre. Se necesitarán el uno al otro en esta vida. Aunque le estoy enseñando a quererte en lugar de necesitarte, habrá momentos en que te va a necesitar. Y tú lo vas a necesitar. Estén ahí.

Apóyense, ámense, elíjanse.

El ruido del mundo será mucho, no siempre será fácil, habrá días en que lo mirarás y te cuestionarás por cada decisión que has tomado. En esos momentos, rezo para que toquen la base en la que edificaron juntos y recuerden por qué eligieron estar ahí.

Te prometo que cada día voy a enseñar a mi hijo estas mismas lecciones. Sembraré semillas de amor en su corazón en cada momento. Te prometo que le mostraré cómo cuidar de sí mismo, a lavar ropa y platos, para que no espere que tú lo hagas todo. Le mostraré cómo ser tu compañero. Te prometo fomentar su sensibilidad y a elogiar su fuerza.

Me comprometo a criarlo para que sea autosuficiente de modo que pueda ser suficiente para ti.

Tenemos un montón de años antes de que nos encontremos. Pero cada día entre hoy y ese momento, voy a orar por ti. Te querré. Y cuando me encuentre contigo, te amaré aún más de lo que ya lo hago. Dado que amarás a mi hijo y te convertirás en mi hija.

Con cariño, tu futura suegra.

Rachel Bowley

Fuente original: http://www.foreverymom.com/a-letter-to-my-future-daughters-in-law-he-wont-complete-you/

2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *